Crónicas Picantes

A la hora de comerlos, nunca dejarán
de ser aptos para todo público.
Al menos para quienes se animen
a la incomparable sensación
de tener fuego en la boca,
o en este caso, en los ojos.

slide1
slide2
slide3
slide4
slide5